A los gritos en los pasillos de la Legislatura

Momentos ante de la sesión en la Cámara de Diputados, el esposo de una diputada salió a los gritos del despacho “de ella” pidiendo a los trabajadores que realizan tareas de electricidad que “paren con los ruidos”.

Acostumbrado a este tipo de accionar, y con antecedentes violentos de un grupo de sus seguidores en la Legislatura, el marido de la diputada, quien creemos no puede ocupar cargos por estar inhibido, hasta mandó a su oficina a una autoridad de la Cámara.

Lo cierto es que una vez más llega a la noticia, siempre por lo mismo, el escándalo y la falta de respeto, esta vez desde un bloque que era de dos personas y ahora quedó conformado solo por la mujer de este señor.