Intenso movimiento y escaso cumplimiento de las medidas

A partir de la nueva flexibilización, y a pesar de la claridad del mensaje provincial pidiendo se eviten la circulación innecesaria y los encuentros sociales, una vez más mucha gente pone en riesgo la continuidad de la medida.

Lo cierto es que a lo largo del fin de semana fueron varias las notificaciones por incumplimiento y muchas más las que no se pudieron comprobar, pero que están a la vista; gente paseando, haciendo actividad física (el sábado), reuniones familiares y sociales, fueron algunas de las postales observadas, sin el mínimo sentido de responsabilidad y mucho menos de ponerse en el lugar de muchas personas que gracias a esta flexibilización pudieron volver a trabajar.

El brote de Catriló generó un gran número de casos a partir de la irresponsabilidad social, controlado el mismo, junto a los casos que se expandieron a varias localidades, el gobernador Sergio Ziliotto anunció nuevas reaperturas luego de una vuelta a fase 1 en algunos lugares de La Pampa. A pocos días del regreso a esta “nueva normalidad”, con las excepciones y pedidos especiales para que no vuelva a ocurrir un nuevo brote, parece que una gran parte de la sociedad perdió la memoria o simplemente decidió dejar de pensar en el bien común.

Claramente todos estamos cansados del aislamiento o distanciamiento, lo cierto es que hasta que no esté la vacuna será la forma de convivir con el virus, ahora habrá que pensar si se quiere convivir con respeto y cuidando a la sociedad o incumpliendo y generando nuevos inconvenientes que seguramente nos harán retroceder, no solo en el estatus sanitario sino como sociedad.