Macri cruzó todos los límites, hasta el de ridiculez

Si algo le faltaba a Mauricio Macri para completar los papelones a los que nos tiene acostumbrado con sus políticas y comportamientos representando al país, ahora, y como no podía ser de otra manera, también hace el ridículo en campaña.

Durante un acto ayer en Tucumán, el candidato de Juntos por el Cambio hizo subir al escenario a una jubilada que cumplía años, a la que le besó su pié, al pedido de “dame la pata”, luego de ello y “a modo gracioso” Macri agregó: “mi Cenicienta, encontré mi Cenicienta. Ahora tengo hechicera (por su mujer) y Cenicienta”.

Sinceramente el actual mandatario nacional ya no soporta ningún tipo de análisis, si demuestra día a día que él y su gente son capaces de hacer cualquier cosa en tiempo de campaña, aunque después en gobierno destruyan todo en un instante.