Preocupación China por rebrote de contagios de COVID-19

El comienzo de un rebrote de la enfermedad COVID-19 en China, lugar donde tuvo origen, alertó a las autoridades sanitarias de ese país y también a los miembros de la Organización Mundial de la Salud. El rebrote podría ocurrir nuevamente en distintos lugares que ya sufrieron la pandemia.

“Beijing entró en un periodo extraordinario; pueblos y comunidades residenciales deben trabajar rápidamente, en estado de guerra, para prevenir la transmisión del virus en la capital”, afirmó hoy en conferencia de prensa el vocero municipal Xu Ying, después de que en los últimos días se registraran al menos 79 contagios en el principal mercado mayorista de alimentos de la ciudad.

El rebrote -cuyo origen aún no había sido determinado- se produjo una semana después de que Beijing rebajara su nivel de emergencia sanitaria luego de que no se reportaran nuevos casos durante 50 días, por lo que las autoridades pidieron a los hospitales que realicen pruebas de ácido nucleico, test de anticuerpos, tomografías y análisis de sangre a todos los pacientes que lleguen con fiebre.

En tanto, la ONU exhortó al sector empresarial a ayudar a construir un mundo mejor después de la pandemia de coronavirus, con acciones urgentes en materia de cambio climático, desarrollo sostenible y lucha contra la desigualdad.

“Ahora, más que nunca, cuando se toman grandes decisiones sobre nuestro futuro, las compañías tienen que abordar riesgos ambientales, sociales y de gobernanza de una forma integral e ir más allá de la normalidad; si no podemos hacer que la globalización funcione para todos, no funcionará para nadie”, afirmó el secretario general, António Guterres, al inaugurar la cumbre del Pacto Global de la ONU.

Mientras tanto, el nuevo coronavirus siguió golpeado particularmente al continente americano, que tiene a los dos países con mayor cantidad de casos confirmados y muertes por la enfermedad: Estados Unidos, con más de 2,1 millones de contagios y casi 116.000 fallecimientos; y Brasil, con más de 867.000 infectados y de 43.300 decesos.